Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Sin Comentarios

Piden ir a otros planteles por inseguridad y mala enseñanza

Piden ir a otros planteles por inseguridad y mala enseñanza

Esther Burgos llegó a los exteriores del colegio José Joaquín de Olmedo, en las calles Cuenca y Lizardo García, en el suroeste, cerca de las 20:00 del lunes.

Ella, junto a otras 60 personas, pernoctaban a las 23:00 en las inmediaciones de dicha institución fiscal para tratar de conseguir cupos y trasladar a sus hijos a otras entidades educativas del sistema público.

No les importó el frío, las amenazas de lluvia o el peligro de ser asaltados en esa zona.

El trámite de traslado se inició el lunes pasado y culminará este sábado.

Burgos acudió con la esperanza de cambiar a su hijo de 5 años al colegio República de Costa Rica, en las calles Aguirre y Andrés Marín, junto al colegio Vicente Rocafuerte.

Se acostó sobre un cartón que llevó y dijo que iba a pasar la noche en el lugar. Llevó dos tarrinas con alimentos y agua, además, usaba una chompa y tenía guardado un paraguas.

Expresó que no le gusta el ambiente en el que se desarrollan las clases en la escuela Raúl Clemente Huerta, ubicada en las calles 10 de Agosto y Séptima, donde estudió su vástago durante el último año lectivo.

“En esa escuela no hay profesores, hay puros hacheros (por la zona), entonces ¿qué educación le puedo dar yo a mi hijo? Él está empezando recién, no es justo”, dijo Burgos.

Omar Malats llegó al sitio a las 15:00 del lunes. Era el tercero en la fila. Junto con otros padres de familia, se unieron para dar tiques y agruparse. De esta forma, intentaban evitar que haya desorden cuando sea el ingreso hacia la entidad.

Malats buscaba una matrícula para su hijo de 12 años, quien entrará a cursar el octavo año de educación básica.

“Quisiera conseguirle una matrícula en el Vicente Rocafuerte, aquí en el José Joaquín de Olmedo, o donde salga, lo importante es que estudie”, sostuvo Malats, sentado sobre una silla de plástico.

La inseguridad que hay en sectores donde están ubicados ciertos establecimientos educativos es otra de las motivaciones expuestas por los padres de familia para trasladar a sus hijos a otros planteles.

A ello se sumaron problemáticas como el consumo y expendio de drogas que se registran en los planteles, principalmente, en el noroeste y sur.

En el colegio Ismael Pérez Pazmiño, en la ciudadela Alborada, norte de Guayaquil, los representantes hicieron fila desde la madrugada de este martes.

Fátima Yaguachi estuvo afuera de dicha institución a las 05:00. Dijo que para este periodo lectivo su hijo Jair debe ir al octavo año y aunque ese nivel sí está disponible en la Unidad Educativa Abdón Calderón, donde él tiene cupo, ella prefiere inscribirlo en el colegio Enrique Gil Gilbert.

“Yo tengo dos hijos que ya terminaron ahí (Abdón Calderón), la enseñanza era buena; pero ahora no lo es, hay profesores que no enseñan nada”, sostuvo la mujer.

A las 09:30 hubo malestar por parte de algunos padres de familia que adujeron que no se estaba respetando el orden de llegada para ser atendidos.

Sobre la preocupación de los padres para pedir el traslado, Érika Lainez, subsecretaria de Educación de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), señaló que esta instancia analiza y atiende de forma continua los casos.

“Los atendemos de manera individual y en compañía, si es que amerita, de la Fiscalía y de cada uno de los entes competentes para poder dar la atención prioritaria”, refirió. (I)

Criterios

Son 16 los casos susceptibles de traslado de plantel, entre ellos: movilidad humana, violencia escolar o intrafamiliar, menores infractores o privados de libertad.

Atención

En función del último dígito de cédula. Hoy les corresponde al 5 y 6.

Fuente: El Universo

Enviar comentario