Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Sin Comentarios

Urge intervención en los parques lineales de Guayaquil

Urge intervención en los parques lineales de Guayaquil

Lourdes Alvarado, residente de 54 años en el sector Cisne II, en el suburbio, compró pintura celeste y blanco. Con una brocha pintó un muro que se había convertido en botadero de desechos y al pie de la cancha de fútbol del parque lineal escribió: “No bote basura”.

Ese parque, que integra el programa Guayaquil Ecológico del anterior Gobierno, es un foco de contaminación para el estero, pues la falta de mantenimiento ha ocasionado que lleguen recicladores, hacheros, ladrones y malos vecinos que ensucian y destruyen el mobiliario del espacio recreativo.

En similar situación se encuentran otros cuatro parques de este mismo proyecto. Estos están ubicados en zonas de la Trinitaria, cooperativa 4 Ases, en Las Malvinas y Batallón del Suburbio, que suman más de 10 km de obra pública sin dar mantenimiento.

Xavier Salgado, director de la organización ambiental Guayaquil Sustentable, expresó que en un estudio que realizó esta ONG pudo identificar que la falta de mantenimiento ha causado el deterioro del mobiliario de los parques, eso hizo que se conviertan en lugares de hacinamiento y que aumente la inseguridad por la presencia de recicladores y ladrones.

“Hay que dar un mantenimiento urgente. Si se llegase a perder esta obra pública, no solo estamos perdiendo los recursos asignados para mejorar la calidad de vida de los moradores, sino que se está promoviendo para que haya más contaminación en estas zonas que son de ecosistema sensible como es el estero”, añadió.

Calorina Pisco, hija de Lourdes, dijo que el miércoles pasado hizo una minga con otros habitantes. “Siempre animamos a los vecinos a hacer limpieza, pero es un ratito y luego empieza la fumadera de droga, y cogen este sitio como centro de chambeo y hasta ahí llegó nuestra acción”, explicó ella.

Salgado propone que el Municipio podría “adoptar” estos espacios públicos para mejorar la calidad de vida de los guayaquileños residentes de esas zonas del suburbio y del sur.

“Es insoportable la pestilencia, se supone que vivimos frente al estero que debe haber brisa refrescante, pero el olor aleja a las personas, solo están los hacheros y cochinos que van a botar los desperdicios”, afirmó Judith Miranda, quien se animó a utilizar las máquinas de ejercicios en medio de heces de mascotas y pañales. Ella llegó desde la 17 y la I. “Vine ilusionada a hacer ejercicio, pero veo que el Gobierno no da mantenimiento, no se limpia, no hacen minga los vecinos, entonces dañan el estero”, dijo.

Allí en ese parque también se han robado el césped, los juegos y han robado a las personas que salen a trotar. “Yo vengo a caminar sin celular porque aquí los hacheros te intimidan”, explicó Jorge López.

En la zona de la Isla Trinitaria, moradores indicaron que es necesario más resguardo para evitar hechos delictivos.

Allí también indicaron que el parque lineal permanece descuidado, botan fundas con residuos, está lleno de maleza y que los equipos para hacer ejercicios ya ni los usan porque temen ser atacados por delincuentes de esa zona.

“Aquí aprovechan para vender droga, y eso aleja a las familias, hay que erradicar eso”, explicó un morador que prefirió proteger su identidad.

En otros sectores de estos parques lineales en el suburbio y Trinitaria indicaron que algunas luminarias no funcionan y que tampoco hay cámaras de vigilancia, pese a que en el sitio hay delincuencia que se ha tomado estos espacios para consumir drogas y delinquir, alertaron vecinos.

Inversión

Entre el 2006 y 2016, según un informe del gobierno de Rafael Correa, se construyeron 10 kilómetros de parques lineales en las riberas del estero Salado, en los cuales se había invertido $ 12,1 millones, en una zona donde residen 709.000 habitantes. El Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda estuvo a cargo de la contratación, como parte del proyecto Guayaquil Ecológico que buscaba recuperar el estero, inclusive con la reubicación de residentes de las orillas.

Es un contraste ver los espacios del área del monumento del Cristo del Consuelo porque ahí sí limpian, tienen vigilancia, acá el parque lineal Cisne II quedó olvidado, queremos mejoras»
María Cedeño,usuaria de parque

Las áreas cercanas al estero deben cuidarse con el mantenimiento y con mingas, que haya presencia de las autoridades, actividades ecológicas para fomentar la protección del manglar»
Xavier Salgado, ambientalista

Fuente: El Universo

Enviar comentario