Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Sin Comentarios

Esperanza de vida en Guayas es cuatro años menor a la de Loja

Esperanza de vida en Guayas es cuatro años menor a la de Loja

Los guayasenses tienen cuatro años menos de expectativa de vida que los lojanos. Es la peor calificación que tiene Guayaquil en el Informe sobre el Desarrollo Humano del Ecuador, publicado el 12 de septiembre pasado en el que se analizan las condiciones económicas y sociales de los 221 cantones del país en las áreas de educación, generación económica y la salud.

Con 74,8 años que es la esperanza de vida en Guayas frente a los 78,6 años en Loja, el dato  se atribuyó  en la investigación a todos los cantones que contiene esa unidad territorial,   ya que el INEC emite esta estadística solo a nivel de las provincias.

Así, los cantones del Guayas tienen el tercer peor promedio de esperanza de vida del país, solo superado por Los Ríos y Esmeraldas.

Juan José Illingworth, uno de los autores de la investigación, dice que tener estadísticas más segmentadas conlleva a que se apliquen políticas  específicas: “Por ejemplo, los de Guayas deberían poder jubilarse  tres o cuatro años antes para poder disfrutar lo mismo que los jubilados de otras provincias”.

Guayaquil obtuvo mejores puestos en los índices educativos y económicos. Si se dividiera en partes iguales lo que genera la ciudad (PIB cantonal), cada uno de los pobladores recibiría  $ 8.142,49 por año, que son $ 15.078,68, ajustado al poder adquisitivo con fines de comparación internacional. Es lo que  se conoce como ingreso o renta per cápita.

El  PIB local  se calculó, según Illingworth, basado en el valor agregado bruto (VAB) cantonal del Banco Central  del 2016.

El cantón Guayaquil es el undécimo de 221 cantones con el índice de desarrollo humano global (IDH) más alto del país. Su principal potencial es el aspecto educativo en el que está en el duodécimo lugar y tiene también  el decimocuarto  mejor ingreso por habitante del país.

El analista económico Alberto Acosta Burneo afirma que este tipo de estudios  son interesantes, pero se deben analizar las cifras con cuidado. “Mucho de lo que se reporta como el PIB de un cantón depende de donde están domiciliadas las empresas como las petroleras, que están en Quito. Es muy difícil cuantificar de madera adecuada si el ingreso de cada empresa se debió a tal o cual cantón, se hacen solo estimados”, argumenta.

Según los cálculos del BCE, la capital del Guayas es el cantón con el segundo VAB más alto del país, superado solo por Quito. Una explicación, dice Acosta, es que “en la bonanza (petrolera que aconteció durante la mayor parte del régimen del expresidente de la República Rafael Correa)  se limitó el crecimiento de Guayaquil con las políticas de sustitución de importaciones, con una política equivocada de bloquear el comercio”.

El analista considera que se deben tomar en cuenta las características de cada territorio para reducir la  pobreza y mejorar la  infraestructura y los servicios públicos de salud y educación, pero no para regular la actividad económica. “Uno de los grandes errores de la bonanza fue hacer estas leyes que excluyeron a ciertas áreas  de los beneficios tributarios”, dice.

El objetivo de esas reformas fue incentivar las inversiones en otros sitios que no sean Quito y Guayaquil para coadyuvar en la creación de nuevos polos de desarrollo.

Al final, agrega, se restó competitividad. “Los empresarios buscan las grandes ciudades porque allí uno puede ser más eficiente. Ubicarse  en los cantones más pobres puede implicar  mayores costos de transporte y de  operaciones”.

Acceso a la educación superior

115.728 jóvenes de origen guayaquileño acudían a la universidad en el 2016, un 33% de las 340.832 personas con edades de entre 18 y 24 años que tenía la ciudad ese año, según el Informe sobre Desarrollo Humano del Ecuador.

Fuente: El Universo

Enviar comentario